Fiscalía solicita cadena perpetua para Geovanny Fuentes (socio de Juan Orlando Hernández), además de la incautación de $151.7 millones de dólares y el pago de una multa de 10 millones

Washington DC, 25 de agosto de 2021.

El día de hoy la Fiscalía para el Distrito Sur de New York solicitó a la Corte encabezada por el juez Kevin Castel, la pena máxima de cadena perpetua para Geovanny Fuentes Ramirez, quien ha sido señalado como socio directo de Juan Orlando Hernández en la producción y distribución de cientos de toneladas de cocaína que fueron enviadas hacia Estados Unidos, además de la incautación de más de $151.7 millones de dólares que obtuvo por medio de sus actividades de narcotráfico y una multa de $10 millones de dólares. Dentro del documento denominado “sentencing submission” o sumisión de sentencia, los fiscales establecieron la gravedad de los actos cometidos por Fuentes, con protección de militares, policías e incluso de la Presidencia de Honduras.

Cabe señalar que el pasado 18 de agosto la defensa de Geovanny Fuentes encabezada por el abogado Avraham C. Moskowitz, solicitó la pena mínima obligatoria de cuarenta años, ahora la decisión sobre cuantos años cumplirá Fue Fuentes Ramírez en la cárcel queda en manos del juez Kevin Castel, quien evaluará los argumentos de ambas partes para determinar una condena justa para el acusado.

El documento de sesenta y cuatro páginas presentado por la fiscalía al que Pro Honduras Network ha tenido acceso cita lo siguiente “Luego de un juicio con jurado, el acusado fue declarado culpable de (i) participar en una conspiración para importar cocaína a los Estados Unidos, (ii) el uso de ametralladoras en cumplimiento de su delito de tráfico de drogas y (iii) participar en una conspiración para portar y usar ametralladoras en cumplimiento de su delito de tráfico de drogas.

El imputado era un narcotraficante violento que producía y distribuía miles de kilogramos de cocaína para su importación a Estados Unidos. Fue un actor clave en el narcotráfico patrocinado por el estado que ha plagado a Honduras. Para lograr este nivel masivo de distribución de drogas, el acusado estableció un laboratorio de cocaína que producía enormes cantidades de cocaína, alimentada por barcos cargados de base de cocaína de contrabando que llevaba desde Sudamérica, para enviar cocaína a los Estados Unidos; se asoció con algunos de los cárteles de la droga más poderosos de Honduras y México para transportar y vender su cocaína; compró protección de altos funcionarios del gobierno hondureño, personal militar y policías; hombres armados con armas de grado militar, incluidas ametralladoras; y, con sus propias manos, se involucró en actos de violencia crueles y mortales. En resumen, el acusado sobornó a los que pudo y mató a los que no pudo.

La corrupción del acusado alcanzó el nivel más alto del Gobierno de Honduras. Entró en una sociedad de tráfico de drogas con el presidente Juan Orlando Hernández Alvarado («Hernández») para inundar los Estados Unidos con cocaína; para, como dijo el presidente Hernández, «[meter] las drogas en las narices de los gringos». (Tr. 694). Este trato hizo intocable al acusado: sus drogas recibieron un paso seguro, cortesía del ejército hondureño; fue protegido de la investigación en Honduras; y, quizás lo más importante para el acusado, de la extradición a los Estados Unidos. Para eliminar todo riesgo, el acusado también sobornó a un juez hondureño de alto rango y a otros funcionarios policiales influyentes, utilizando su dinero de la droga para comprar inmunidad.

Tan recientemente como en 2019, mientras el caso contra el hermano del presidente Hernández se desarrollaba públicamente ante esta Corte, el acusado viajó a la residencia presidencial hondureña para pagar más sobornos a Hernández provenientes de la cocaína. La asociación del acusado con el presidente Hernández es emblema de la corrosiva corrupción que ha sido una viruela en Honduras. También lo es la violencia extrema del acusado, incluida la comisión de cinco asesinatos brutales. El acusado comenzó su carrera en el narcotráfico como sicario, asesino a sueldo, y esa inclinación a la violencia, la tortura y el asesinato cruel continuó y creció a medida que se expandía su propia distribución de cocaína.

El imputado torturó, asesinó y dejó “semienterrado” a un mecánico de botes que le debía dinero a Devis Leonel Rivera Maradiaga (“Rivera”), un poderoso narcotraficante que, a raíz de ese asesinato, se convirtió en uno de los socios del imputado. Golpeó, torturó y mató sin piedad, con “dos tiros de gracia en la cabeza” (Tr. 302-03) a un agente de la ley que se atrevió a investigar su fábrica de cocaína. A sus rivales de la droga no les fue mejor; el imputado, junto con un miembro de la Policía Nacional de Honduras, mató a dos hombres prendiéndoles fuego. Pagó por el asesinato a sueldo de otro traficante que le debía dinero al acusado de una transacción de drogas. Dirigió batallones de pandilleros que actuaban como seguridad armada y como soldados en violentas guerras contra las drogas. La combinación del acusado de corrupción de alto nivel y violencia extrema es única, y singularmente horrible. Sobornó a un presidente con un maletín lleno de dinero de la droga; y el asesinó un oficial de la ley que amenazó con interrumpir el flujo de efectivo de la cocaína, mientras el oficial le rogaba al acusado que no dejara huérfana a su hija pequeña.

Debido a la década de tráfico violento de cocaína del acusado, la Oficina de Libertad Condicional de los Estados Unidos (la «Oficina de Libertad Condicional») recomendó una sentencia de cadena perpetua dentro de las Directrices, enfatizando que su conducta «conmociona la conciencia», ya que era un » narcotraficante prolífico y violento. . . [quien] estaba en la cima de la cadena del narcotráfico». (Informe final de investigación de presencia de sentencia, de fecha 11 de junio de 2021, Dkt. No. 350 (“PSR”) en 28). Esta recomendación es apropiada en base a los factores de la sección 3553 (a). El acusado traficaba toneladas de cocaína, cometió al menos cinco asesinatos y sobornó a funcionarios del gobierno, incluido el presidente Hernández, contribuyendo al ciclo corrosivo del narcotráfico, la violencia y la corrupción que ha afectado a Honduras. En consecuencia, el Gobierno alega respetuosamente que la Corte debería imponer una pena de cadena perpetua, ordenar al acusado la pérdida de 151.724.375 dólares y pagar una multa de 10 millones de dólares”

Información de Pro Honduras Network.

Deja un comentario