Fiscales revelan estructura criminal que gobierna Honduras y amenazas de Juan Orlando Hernández a EEUU. por medio de bufete contratado por el Estado Hondureño

El acusado era un congresista hondureño que, junto con su hermano Juan Orlando Hernández, desempeñó un papel de liderazgo en una conspiración violenta de tráfico de drogas patrocinada por el Estado de Honduras.

Durante un período de quince años, el acusado corrompió las instituciones democráticas de Honduras para enriquecerse transportando al menos 185.000 kilogramos de cocaína, una asombrosa cantidad de veneno que ayudó a importar a Estados Unidos.

Para lograr este asombroso nivel de distribución de drogas, el acusado comandó a miembros fuertemente armados del ejército hondureño y de la Policía Nacional hondureña, entre ellos Juan Carlos «Tigre» Bonilla y Mauricio Hernández Pineda; vendió ametralladoras y municiones a narcotraficantes, algunas de las cuales obtuvo del ejército hondureño; controlaba laboratorios de cocaína en Colombia y Honduras; sobornó a políticos, incluyendo presidentes pasados y actuales de Honduras; y ayudó a causar al menos dos asesinatos.

El acusado ganó al menos $138.5 millones en dinero de sangre a través de este atroz curso de conducta. También abusó de su posición política y social para facilitar estas actividades de narcotráfico en un país que ha sido devastado por la violencia relacionada con las drogas.

Entre 2004 y 2019, el acusado aseguró y distribuyó millones de dólares en sobornos derivados de drogas a Juan Orlando Hernández, al expresidente hondureño Porfirio Lobo Sosa y a otros políticos asociados con el Partido Nacional de Honduras. Antes de 2012, como ciudadano hondureño políticamente conectado que operaba en Honduras, el acusado actuó con la confianza de que no podía rendir cuentas por sus crímenes en Estados Unidos.

La Constitución hondureña lo prohibió. Cuando Honduras modificó su Constitución para permitir extradiciones en 2012 sobre la base de la presión de Estados Unidos, el acusado trató de explotar sus conexiones políticas para lograr una protección adicional. Al año siguiente, entregó un soborno de $1 millón de Joaquín Guzmán Loera, alias «El Chapo», el líder del Cártel de Sinaloa, a Juan Orlando Hernández.

En 2014, el acusado fue capturado en una reunión grabada con uno de los narcotraficantes más violentos de Honduras para discutir la provisión de contratos gubernamentales a narcotraficantes a cambio de sobornos masivos. El acusado no ha hecho nada para mitigar su aborrecible conducta delictiva., en lugar de mostrando remordimiento por sus crímenes, el acusado ha mentido, minimizado y obstruido repetidamente la justicia.

Por poner algunos ejemplos, el acusado (i) viajó descaradamente a los Estados Unidos en 2016 y mintió a las fuerzas del orden sobre sus actividades de narcotráfico; (ii) mintió sobre sus bienes durante una audiencia de fianza de enero de 2019; (iii) filtró información sensible de testigos en violación de una orden de protección en octubre de 2019; y (iv) mintió de nuevo sobre sus bienes durante una solicitud de abogado pro bono en febrero de 2020.

La conducta del acusado fue, y sigue siendo, extraordinaria. La Oficina de Libertad Condicional recomendó una sentencia dentro de las Directrices de cadena perpetua, y tal sentencia es apropiada.

El acusado traficaba cocaína a una escala monumental, corrompía su cargo electo, contribuía a las condiciones ya deterioradas en Honduras y mintió repetidamente a la Corte. En consecuencia, el Gobierno sostiene respetuosamente que la Corte debe imponer una pena de cadena perpetua y ordenar al acusado que pierda $138.5 millones, devuelva todos los fondos desembolsados de conformidad con la Ley de Justicia Penal («CJA») y pague una multa de $10 millones.

En 2010, Díaz Morales obtuvo entre 4.000 y 6.000 cartuchos de munición de fusil de asalto de Normando Rafael Lozano. Lozano indicó que compró la munición al acusado. En referencia a un mayor acceso al «Ejército hondureño«, las balas fueron empaquetadas «en cajas metálicas con el logotipo del Ejército Nacional hondureño«. Díaz Morales vendió la munición a Chang Monroy, quien observó desde el embalaje que los materiales parecían haber llegado a 12 939; Dos personas responsables de entregar las armas a Chang Monroy confirmaron, independientemente, que el acusado las suministró. Uno de los traficantes agregó que el acusado «había enviado muchos rifles para ser vendidos».

II. OBSTRUCCIÓN DEL ACUSADO R. Octubre de 2016:

En octubre de 2016, el demandado interfirió en aspectos públicos de la investigación de la que sería blanco de un proceso judicial. El entonces abogado que representaba al acusado programó una entrevista del acusado por un fiscal de esta Oficina y agentes de la DEA. El Gobierno realizó la entrevista en Miami el 25 de octubre de 2016.

Al inicio de la entrevista, después de que un agente mostrara al acusado una imagen fija de la reunión del acusado en febrero de 2014 con Rivera Maradiaga, el acusado dijo que «nunca conoció» a Rivera Maradiaga. El acusado también dijo que fue a la reunión «para discutir un proyecto hidroeléctrico». Por último, afirmó que «nunca había recibido dinero de narcotraficantes por ningún motivo y no proporcionó ninguna ayuda de ninguna manera a los narcotraficantes».

El jurado condenó al acusado en el Cargo Cuatro basándose en las dos últimas mentiras. En enero de 2019 el demandado miente a los servicios previos al juicio y al Tribunal El 3 de enero de 2019, el acusado presentó una solicitud de fianza, el Tribunal llevó a cabo una audiencia sobre la solicitud el 4 de enero, en la que el acusado testificó en el interrogatorio directo, aspectos sobre sus bienes reteniendo información.

Al ser interrogado, el acusado admitió que no reveló que es dueño de un rancho con un «alto valor» y una segunda casa en el departamento de Lempira. véase también id. a los 25 (admisión del acusado de que le dijo a Pretrial Services sobre sólo dos de cinco propiedades); id. a los 30 (admisión del acusado con respecto a la tercera casa)). Después de admitir la no divulgación, el acusado mintió al negar que «entre finales de 2009 y hoy» había «recaudado más de un millón de dólares estadounidenses para campañas en Honduras». (Id. a los 41). C. Octubre de 2019: El equipo de defensa filtra nombres de testigos a los medios Antes del juicio, la Corte entró en una orden de protección que prohibía al equipo de defensa transmitir o difundir cualquiera de las revelaciones de jencks y giglio del Gobierno fuera de los Estados Unidos. (Dkt. Nº 80).

El Gobierno dio a conocer los nombres de sus testigos y otras informaciones relacionadas con el testimonio anticipado de los testigos en septiembre de 2019. El 1 de octubre de 2019, un medio de comunicación centroamericano publicó los nombres de cinco testigos cooperantes en este caso antes de que esos nombres fueran revelados al público. Cuando el Gobierno planteó la cuestión a la Corte, el abogado defensor explicó, sin controversia, que no habían revelado los nombres de los testigos a nadie más que al acusado y a los investigadores de la defensa.

El abogado también admitió que había habido una violación de la orden del Tribunal. (2 de octubre de 2019 Tr. Sellado 8; PSR ¶¶ 56-57). III. ESFUERZOS ADICIONALES PARA INFLUIR EN LA INVESTIGACIÓN EN CURSO A. Septiembre de 2019: La «República de Honduras» retiene a un bufete de abogados para presionar al equipo de la fiscalía tras las revelaciones públicas sobre las pruebas del juicio Después de que el Gobierno presentara sus mociones en limina en agosto de 2019, la «República de Honduras» retuvo un bufete de abogados con sede en los Estados Unidos («Firma-1»). Según una presentación del 23 de septiembre de 2019ns in limine in August 2019, the “Republic of Honduras” retained a U.S.-based law firm (“Firm-1”). According to a September 23, 2019 filing de conformidad con la Ley de Registro de Agentes Extranjeros («FARA»), la Firma-1 se mantuvo para proporcionar asesoramiento «sobre el derecho bancario y de valores de los Estados Unidos en relación con la financiación en el mercado internacional y la debida diligencia relacionada». Firm-1 reveló en la presentación ante el Departamento de Justicia que «puede participar en actividades políticas en nombre de [la República de Honduras], incluyendo hacer contacto con funcionarios estadounidenses en relación con la debida diligencia para el financiamiento en el mercado internacional, incluyendo con respecto a la asistencia económica y técnica estadounidense a Honduras, y asuntos que afectan las relaciones entre Estados Unidos y Honduras». A los pocos días de la presentación de fara, los abogados de firm-1 establecieron una llamada con el equipo de la fiscalía. Durante la llamada, los abogados declararon que estaban contactando «como parte de la diligencia debida» para una «transacción» no especificada, y que no representaban al acusado. Los abogados describieron, sin embargo, lo que consideraban «consecuencias colaterales» relacionadas con este caso, incluyendo referencias a asuntos migratorios no relacionados y posibles cierres de bases militares estadounidenses en Honduras.

Los abogados también afirmaron que un testigo experto retenido por el Gobierno estaba sesgado, y que algunas de las pruebas del Gobierno estaban demasiado fechadas para tener mucho valor probatorio en relación con las consecuencias colaterales negativas que los abogados identificaron. Los abogados también hicieron referencia a los contactos con el Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, y le dijeron al equipo de la fiscalía que planeaban ponerse en contacto con otras partes del gobierno estadounidense con respecto a sus preocupaciones sobre este caso. El equipo de la fiscalía no proporcionó información a los abogados de Firm-1, y no alteró su presentación en el juicio de ninguna manera basándose en los esfuerzos de firm-1. B. Octubre 2019: El asesinato de Nery López Sanabria El jurado devolvió su veredicto el 18 de octubre de 2019. Ocho días después, el 26 de octubre, Nery López Sanabria – el narcotraficante del que se le incautó el narcotraficante que llevaba el nombre del acusado – fue asesinado en una prisión de máxima seguridad del departamento de Santa Bárbara. (PSR ¶ 52).

En ese momento, López Sanabria estaba en prisión con cargos pendientes en los Estados Unidos. Los abogados de López Sanabria confirmaron a los medios de comunicación que un investigador contratado por la familia del acusado, Chase Lalani, y José Amilcar Hernández Flores (uno de los hermanos del acusado) había realizado visitas no autorizadas a Sanabria antes del juicio del acusado; López Sanabria había rechazado sus esfuerzos para obtener información sobre si estaba cooperando con la DEA; y López Sanabria había planeado cooperar con la DEA contra Juan Orlando Hernández y el acusado. (Ex.B,

La filtración de la defensa, que puso en peligro a un testigo del juicio y a sus familiares y asociados en el extranjero, es atribuible al acusado. Las personas en condiciones de difundir esa información eran el propio acusado, sus investigadores y miembros de su equipo de defensa ubicados en el extranjero actuando como sus agentes.

información sobre asesinatos después del juicio. Las visitas reportadas de López Sanabria por Amilcar Hernández y Chase Lalani antes del juicio apoyan firmemente una inferencia de que el asesinato estaba relacionado con la acusación del acusado y la investigación en curso. Si bien el Gobierno no tiene pruebas que vinculen directamente al acusado con el asesinato, esta violencia ilustra la naturaleza de la conspiración que el acusado dirigió antes de su encarcelamiento y es una consideración agravante válida en la sentencia

El acusado también tenía una planta de fabricación separada en el departamento hondureño de Lempira, que utilizaba para reparar kilogramos de cocaína que fueron dañados mientras era transportado desde Sudamérica. (Tr. 375). El interés poseso del acusado en estas instalaciones, así como su control sobre las actividades realizadas en su interior, justifican la aplicación de la mejora. Consulte U.S.S.G. § 2D1.1(a)(12) app. n.17.

En primer lugar, el cargo Uno «involucró a cinco o más participantes o fue extenso». U.S.S.G. § 3B1.1(a). «Un ‘participante’ es una persona que es penalmente responsable de la comisión del delito, pero no tiene por qué haber sido condenado.» U.S.S.G. § 3B1.1 cmt. n.1. Además del acusado, el Gobierno estableció en el juicio que el delito involucraba a numerosos políticos, funcionarios policiales y otros criminales representados a continuación, entre ellos Juan Orlando Hernánde

En segundo lugar, las pruebas del juicio demostraron que el acusado era uno de los líderes y organizadores de la conspiración. Véase Estados Unidos c. Gayle, 797 F. App’x 46, 51 (2d Cir. 2019) («La mejora de liderazgo se aplica. . . . donde el acusado es un líder; en ninguna parte las Directrices establecen que sólo puede haber un líder en una conspiración.»). El acusado empleaba a numerosos hombres como parte de su organización crimina

Tal vez lo más revelador del papel de liderazgo del acusado, en 2013, cuando el líder del Cártel de Sinaloa y uno de los traficantes más notorios del mundo quería una mayor seguridad para su cocaína dentro de Honduras, buscó al acusado. (Tr. 447). Durante la reunión, el acusado habló en nombre de los traficantes hondureños reunidos y de su hermano, el presidente de Honduras. (Tr. 448). Y fue el acusado quien, después de informar a Juan Orlando Hernández sobre la primera reunión, le dio el visto bueno al Chapo y recogió el soborno millonario del Chapo al presidente hondureño durante una segunda reunión. (Tr. 449, 451-53).

Los pasos combinados del acusado que buscaba la posición de suplente, y su hermano efectivamente elevándolo a la posición de congresista, facilitaron significativamente la comisión del delito porque aisló aún más al acusado de la investigación y la detención a pesar de la enmienda constitucional de 2012 que contemplaba la extradición, le dio un mayor acceso a información sensible de las fuerzas del orden, y le permitió establecer contactos adicionales dentro del gobierno para facilitar el tráfico de drogas patrocinado por el Estado. Por ejemplo, poco después de obtener el escaño en el Congreso, el acusado envió mensajes a Rivera Maradiaga a través de Ávila Meza, otro miembro corrupto de la policía hondureña, de que el acusado quería «trabajar» en el «narcotráfico». (Tr. 782

En cuarto lugar, en febrero de 2020, el acusado presentó una declaración jurada falsa ante el Tribunal, y juró su exactitud bajo juramento, en la que el acusado alegó que no podía pagar por un abogado. (Véase 24 de febrero de 2020 Tr. at 3-4; véase también Dkt. No. 132). «La presentación de una declaración jurada falsa para obtener un abogado designado por la corte es un asunto serio.» Estados Unidos c. Blackmon, 839 F.2d 900, 916 (2d Cir. 1988); véase también Estados Unidos c. Bartok, 472 F. App’x 25, 29 (2d Cir. 2012) (razonar que la declaración jurada falsa con respecto a la elegibilidad para un abogado designado «representa una seria amenaza a los procesos del tribunal» (se omiten comillas internas)). Quinto, el acusado y Juan Orlando Hernández trataron de silenciar a Giovani Rodríguez antes de su rendición de 2016 enviando un mensaje a través de Hernández Pineda. Consulte la aplicación U.S.S.G. § 3C1.1. n.4(A) (la mejora se aplica a conductas que impliquen «amenazar, intimidar o influir ilegalmente en un coacusado, testigo o jurado, directa o indirectamente, o intentar hacerlo»). Específicamente, durante una reunión en un estacionamiento en Tegucigalpa, Hernández Pineda advirtió a Rodríguez «tener mucho cuidado al mencionarlo a él, Tony Hernández o Juan Orlando Hernández sobre su participación en el narcotráfico». (Tr. 720).lalianza Partido Nacional-Cártel de Sinaloa se formó durante reuniones secretas encabezadas por el acusado en el departamento de Copán, a la que Guzmán pudo viajar sano y salvo a pesar de ser uno de los hombres más buscados del mundo. Durante este período, sin embargo, a raíz de la presión estadounidense ejemplificada por la reunión de 2012 con funcionarios hondureños en Florida, Lobo Sosa y Juan Orlando Hernández se presentaron públicamente como aliados en la lucha contra el narcotráfico preparados para extraditar a criminales hondureños para enfrentar juicio en Estados Unidos. el 17 A pesar de que la tasa de homicidios reportados en Honduras ha disminuido en los últimos años, Human Rights Watch encontró recientemente que «el crimen organizado sigue perturbando a la sociedad hondureña e empujando a muchas personas a abandonar el país».

(Por ejemplo. I, Informe Mundial 2021, Honduras: Acontecimientos de 2020, Human Rights Watch)). Reflejando el sistema violento y corrupto que ha infectado a Honduras, ocho senadores estadounidenses presentaron recientemente una legislación titulada «Ley de Derechos Humanos y Anticorrupción de Honduras de 2021». (Ex. J). Entre otras cosas, esta legislación propuesta incluye la constatación de que «hay pruebas sustanciales de que el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, ha incurrido en un patrón de actividad criminal y uso del aparato estatal para proteger y facilitar el narcotráfico, como lo ejemplifican tres casos de corrupción y narcotráfico de alto perfil», incluido el juicio del acusado. (Véase id.). Sin embargo, el acusado aseguró a sus colegas criminales ,como el Chapo, Ardon Soriano y sus asociados, los hermanos Valle y Díaz Morales, que Honduras no los enviaría a este país. Y esa seguridad se mantuvo hasta que los Valles violaron el equilibrio de este delicado ecosistema criminal al conspirar para asesinar a Juan Orlando Hernández. Las pruebas del juicio establecieron que fue esa transgresión, más que la persecución de la justicia, lo que llevó a los Valles a ser extraditados a los Estados Unidos. De acuerdo con el acuerdo entre los principales traficantes significativos y el Partido Nacional que el acusado negoció, se enriqueció y aumentó el poder de su familia en Honduras. Juan Orlando Hernández nombró a un congresista del Departamento de Lempira

El acusado «no experimentó dificultades económicas durante su infancia», como su padre sirvió en el ejército hondureño mientras operaba un negocio de producción de granos y criaba ganado.
(PSR, párrafo 86). Además de la estabilidad financiera, se benefició de una educación que describió a la Probation Office como «estable», y por lo tanto no tenía ninguna razón para perpetrar la profunda traición de su país que establecieron las pruebas en este caso. (Identificación.). El acusado le da mucha importancia al hecho que él “sirvió a su país como miembro de las fuerzas armadas, persiguió y obtuvo una licenciatura en derecho y administró el pequeño hotel de su familia, así como una granja que le regaló su padre fallecido «. (Def. Mem. a las 11; ver también PSR ¶¶ 100-02). Estos puntos sólo sirven para ilustrar que el acusado fue más que capaz de mantenerse a sí mismo y a su familia a través de una existencia respetuosa de la ley. (PSR ¶¶
100-02).

El acusado utilizó a uniformados de la Policía Nacional y fuerzas armadas hondureñas ,las mismas personas que juraron proteger al pueblo hondureño, para proteger sus envíos de droga y sus ganancias de cocaína. (Véase, por ejemplo, Tr. 707-08, 924). El acusado y Juan Orlando Hernández consideraron al alto funcionario de la policía hondureña «Tigre» Bonilla Valladares como un «hombre de gran confianza» y un aliado particularmente violento. (Tr. 206). Por ejemplo, el acusado confió en Bonilla Valladares para ejecutar a Franklin Arita en el 2011, y Bonilla Valladares se felicitó a sí mismo y a sus subadores en público al describir el asesinato a los medios de comunicación como un «trabajo bien planeado».

El acusado también ayudó a su primo, Hernández Pineda, a ascender en las filas de la Policía Nacional hondureña, y Hernández Pineda posteriormente se desempeñó como lugarteniente clave para proporcionar seguridad sobre drogas usado y Hernández Pineda ayudaron a otro aliado, Giovani Rodríguez, a conseguir una promoción en la Policía Nacional de Honduras a pesar de una condena previa por tráfico de drogas local. (Tr. 186). El acusado aseguró que otros dos miembros de la Policía Nacional de Honduras, Normando Rafael Lozano y Mauro Flores Santos, permanecían asignados a puestos desde los que podían ayudar en los envíos de droga.

El acusado estaba tan confiado en la protección que su propia violencia y el poder de su familia le dieron que viajó a los Estados Unidos en 2016 con el fin de decir mentiras descaradas, incluyendo negar cualquier participación en el narcotráfico. A pesar de estar al tanto de la investigación en curso, eligió viajar a los Estados Unidos en noviembre de 2018. Después de ser arrestado durante ese viaje, mintió al Tribunal sobre sus bienes en enero de 2019 en relación con una solicitud de fianza. Después de haber dirigido el asesinato del posible testigo cooperante «Chino» en 2013, el acusado y su equipo de defensa tomaron un enfoque más sutil en octubre de 2019 al filtrar información de testigos a los medios de comunicación en violación de una orden de protección. Y el acusado mintió bajo juramento, de nuevo, en relación con su solicitud de nombramiento de abogado después del juicio.

En resumen, el acusado ha cobrado vidas a través de la violencia, destruido comunidades a través de la corrupción y dañado a innumerables individuos y familias. Cuando el juez Sullivan condenó a Héctor Emilio Fernández Rosa a cadena perpetua en agosto de 2019, explicó que la distribución por parte de Fernández Rosa de 155 toneladas de sustancias controladas y 18 asesinatos causó daños «incalculables» y justificó «muchas cadenas perpetuas». Véase Dkt. Nº 77 59-60, Estados Unidos c. Fernández Rosa, Nº 19-2529 (2d Cir. 22 de febrero de 2021). Lo mismo es cierto aquí, y la naturaleza y las circunstancias de los delitos del acusado merecen el castigo más severo disponible.

El acusado no puede señalar la pobreza, la falta de oportunidades o la necesidad de mantener a su familia a través del tráfico de estupefacientes como excusa o atenuante de consideración por su conducta. No puede afirmar que no tenía otra opción o camino hacia adelante. Todo lo contrario: el acusado eligió uno de los caminos más destructivos posibles, y dejó a innumerables otros sin la misma oportunidad a su paso.

Los antecedentes y características del acusado no justifican la clemencia en este caso. C. La necesidad de permitirse una disuasión adecuada También es necesaria una cadena perpetua para lograr la disuasión. Con respecto a la disuasión específica, aunque esta es la primera condena del acusado, sólo ha evitado ser arrestado porque vivió una vida protegida en un sistema corrupto. La duración de los crímenes del acusado y la impunidad que en Honduras se habla de la importancia de la disuasión específica en este caso. Además, algunos de los co-conspiradores del acusado , incluyendo, sobre todo, su hermano, permanecen en Honduras, hasta ahora después de haber evitado la culpabilidad por sus propios crímenes. Estos co-conspiradores podrían facilitar el regreso al crimen por el acusado en caso de que fuera liberado de prisión.

Las pruebas del juicio establecieron que el hermano del acusado es el actual presidente de Honduras y un co-conspirador clave.

Un candidato destacado en las elecciones hondureñas de 2021 se declaró culpable en Estados Unidos de lavar los ingresos por drogas para los Cachiros y fue designado por la OFAC como narcotraficantes especialmente designados de conformidad con la Ley de Designación de Capos de Narcóticos Extranjeros. Véase Estados Unidos c. Rosenthal, Nº 13 Cr. 413 (JGK); véase también U.S. Dep’t of Treasury, Press Center, Treasury Sanctions Rosenthal Money Laundering Organization (7 de octubre de 2015), disponible releases/Pages/jl0200.aspx. en https://www.treasury.gov/press-center/pressLa necesidad de disuasión general se ve subrayada por el hecho de que la conspiración ha continuado funcionando, incluso a través de la violencia posterior al juicio contra posibles testigos y otros con los asesinatos de López Sanabria, Armas, Pinto y Lozano. De hecho, la promesa previa del acusado de protegerse de la extradición parece 18 A diferencia del acusado, Fabio Lobo Sosa aceptó la responsabilidad al declararse culpable de una conspiración de importación de cocaína, no fue condenado por delitos de armas o cargos de declaraciones falsas, y no había pruebas de que Lobo Sosa participara en asesinatos como el acusado. El padre de Lobo Sosa era el presidente, pero, a diferencia del acusado, el propio Lobo Sosa no era un funcionario electo. El juez Schofield aplicó una mejora del rol de tres niveles, en lugar de los cuatro niveles aplicables aquí. El juez Schofield tampoco aplicó las mejoras para el sustento criminal, la violencia, los sobornos u obstrucción. Seleccionaron a los presuntos co-conspiradores, incluyendo (representados abajo de izquierda a derecha) Mario José Calix, Arnaldo Urbina Soto y «Tigre» Valladares Bonilla. Cada uno de estos hombres está acusado públicamente en este Distrito de delitos de narcotráfico y armas, pero Honduras no ha extraditado a ninguno de ellos. Una cadena perpetua les enviaría el único mensaje apropiado a ellos y a otros como ellos : que el tráfico de cocaína, la violencia y la corrupción de esta magnitud tiene consecuencias y no será tolerado en los Estados Unidos, sin importar el perpetrador.

Cuando un acusado puede pagar las costas de un abogado privado, no tiene derecho a asesoramiento legal gratuito o subsidiado bajo el CJA.» Estados Unidos c. Konrad, 730 F.3d 343, 350-51 (3d Cir. 2013); véase también 18 U.S.C. § 3006A(f); Estados Unidos c. Illarramendi, Nº 11 Cr. 41 (SRU), 2015 WL 8664174, a *3-4 (D. Conn. 11 de diciembre de 2015) (ordenando al demandado «devolver todo el costo de su representación legal . . . al Fondo CJA» donde «se ha vuelto abundantemente Claro… que [el demandado] fácilmente podría haberse dado el lujo de pagar esa suma de sus fondos disponibles significativos»). El acusado mantuvo el abogado en 2016 y nuevamente tras su detención en 2018, y el expediente establece que el acusado ganó enormes sumas de dinero como narcotraficante. Sin embargo, en 6 de febrero de 2020, el acusado presentó un escrito al Tribunal alegando que había «agotado» sus «ahorros de vida y cuenta bancaria» y estaba «sin ningún recurso para pagar nuevos abogados en este momento crítico.» (Dkt. Nº 132). En una conferencia el 24 de febrero de 2020, el acusado reiteró su alegar que no podía permitirse el lujo de pagar por un abogado, presentó la declaración jurada CJA a la Corte, y se perjudó una vez más al jurar bajo juramento la exactitud de la declaración jurada. (24 de febrero de 2020

V. EL TRIBUNAL DEBE ORDENAR AL ACUSADO QUE PAGUE UNA MULTA DE $10 MILLONES El demandado no ha cumplido con su carga de demostrar la imposibilidad de pagar una multa y, a la luz del equilibrio de los factores de la Sección 3553(a), el Gobierno sostiene respetuosamente que el Tribunal de Justicia debe imponer una multa máxima dentro de las Directrices de 10 millones de dólares.

3 thoughts on “Fiscales revelan estructura criminal que gobierna Honduras y amenazas de Juan Orlando Hernández a EEUU. por medio de bufete contratado por el Estado Hondureño

  1. Ana Julia 17 marzo, 2021 / 1:45 pm

    El pueblo Hondureño siempre han sabido de las actividades ilícitas de los funcionarios gubernamentales, especialmente el presidente Juan Orlando Hernández, pero por miedo, hambre y necesidad se callan y aguantan. Esa delincuencia organizada a inundado hasta los rincones más profundos de nuestra Honduras, espero y confío en la ley federal de los Estados Unidos que tarda pero siempre llega. Y les informo a los que tienen poder investigativo, que así como se han concentrado a encontrar y comprobar la participación en en todos esos hechos delictivos en el norte centro y occidente del país, DIRIJAN POR FAVOR ESAS UNVESTIGACIONES AL SUR DE HONDURAS DONDE POLITICOS DEL PARTIDO LIBERAL, APROVECHANDO QUE SOLO SE ESTAN CONCENTRANDO EN EL OTRO EXTREMO DEL PAIS, ESTAN INUNDANDO, ESTA ÁREA DEL PAÍS CON LOA MISMO ACTOS DELICTIVOS, DISPUTADOS ALCALDES( TICO AMAPALA VALLE) EN EL GOLFO DE.FONSECA ACCESO MARÍTIMO Y AÉREO PARA NICARAGUA Y EL SALVADOR.
    EN AMAPALA HAY UN GRUPO DE SUPUESTOS INVERSIONISTAS AMAPALINOS QUE VIVEN EN VIRGINIA Y ESTAN COMPRANDO PROPIEDADES Y CONSTRUYENDO HOTELES Y RESIDENCIAS DE MAS DE $300 MIL DÓLARES ANUALES. LAS ELECCIONES PRUMARIAS DE AHORA 14 DE MARZO HAN SIDO FRAUDELENTAS SIN TEMOR O RESPETO A LAS LEYES, OUES EL MISLO ALCALDE AMAPALINO TIENE LA PROTECCIÓN DEL PARTIDO YA LOS DIPUTADOS, SE LE HA PAGADO A CADA PERSONA PPR EJERCER SU BOTO A FAVOR DEL MISMO ALCALDE QUE YA LL VA 16 AÑOS EN REELECCIÓN Y PRENTENDE SEGUIR INFRAGIENDO LA LEY Y ABUSANDO DE SU PODER Y EL TRATO QUE TIENE CON EL PARTIDO DE PROTECCIÓN MIENTRAS SEA ALCALDE DE AMAPALA. ESE ALCALDE TICO DE AMPALA VALLE TIENE UNA ORGANIZACIÓN Y FACILITA EL BLANQUEÓ O LAVADO DE EFECTIVOS ATTAVEZ DE OTROS AMAPALINOS IVIS QUE BIVE EN VIRGINIA, USA.. LOS OTROS MIEMBROS NO SE QUIENES SON Y TAMPOCO TWMGO PRUEBAS FÍSICAS ESTO ES LO QUE SE MANEJA EN EL PUEBLO Y NADIE SE ATREVE A HABLAR POR LAS MISMAS RAZONES, » MIEDO, HAMBRE, Y NECESIDAD»

  2. Gertrudis Argentina Miranda Miranda 21 marzo, 2021 / 3:37 pm

    Excelente; autoridades de New York. Que sean castigados con todo el peso de la Justicia de EEUU tales delincuentes políticos de Honduras. Ya que ellos mismos soterraron la JUSTICIA en Honduras, se inventaron la aprobación de un nuevo ( Código de la impunidad ) para quedar libres de castigo, aún siendo los principales saqueadores criminales dignos de la máxima pena.
    Soy hondureña y trabajo honradamente en España. Por tal razón y con mucho corage les agradezco que sean Uds autoridades respetuosas de New York, quienes apliquen con la mayor severidad comenzando con el Sr Juan Orlando Hernández, una vergüenza de presidente en mi nación.
    GRACIAS GRACIAS.

Responder a Gertrudis Argentina Miranda Miranda Cancelar respuesta