Fredy Nájera traficó más de 20 toneladas de cocaína del Cártel de Sinaloa con la ayuda de militares y policías hondureños.

Washington DC, 30 de diciembre de 2020.

Fredy Nájera era un congresista hondureño y líder de una violenta y prolífica organización de narcotráfico, quien en el transcurso de al menos siete años abusó de su cargo público y ayudó a corromper las instituciones democráticas de Honduras para enriquecerse, transportando al menos 20.000 kilogramos de cocaína, una asombrosa cantidad de veneno que admitió dentro de su declaración de culpabilidad, haber ayudado a importar a los Estados Unidos.

La razón por la que Honduras se ha convertido en un punto clave de transbordo para la cocaína con destino a Estados Unidos es clara: las organizaciones de narcotráfico han ganado un poder sin precedentes en Honduras con el apoyo y la participación directa de políticos de alto rango, incluido Nájera.

Fredy Nájera contribuyó significativamente al deterioro de las condiciones en Honduras al liderar una organización de narcotráfico en su país que, según él mismo admitió, facilitó la importación de al menos aproximadamente 20.000 kilogramos de cocaína a Estados Unidos. El curso prolongado de conducta del acusado involucró todos los males asociados con un crimen tan descarado: codicia, violencia, posesión de armas, tráfico de armas, soborno y corrupción política.

La conducta de narcotráfico de Nájera Montoya comenzó al menos en 2008, dos años después de que se convirtiera en congresista de Olancho. Durante los siguientes siete años, él y su organización trabajaron con algunos de los narcotraficantes más grandes y violentos del mundo, entre ellos:

(i) Sergio Neftali Mejía Duarte, un narcotraficante hondureño que posteriormente fue condenado a cadena perpetua y encarcelado en el Distrito Sur de Florida en 2018.

(ii) Devis Leonel y Javier Rivera Maradiaga, líderes de la organización narcotraficante Cachiros.

(iii) La organización de narcotráfico de los Valle Valle otra importante organización con sede en Honduras que utilizó “una combinación de violencia brutal y corrupción pública para mantener un bastión en su base de operaciones en Copán, Honduras”

(iv) Miembros de alto rango del Cartel de Sinaloa, una violenta y poderosa organización de narcotráfico con sede en México, que vendió la cocaína que recibió del acusado en Estados Unidos.

Al menos en 2008, Nájera comenzó a trabajar con Mejía Duarte para recibir aviones cargados de cocaína en pistas de aterrizaje en el departamento de Olancho que controlaba. Como parte de sus actividades Nájera y Mejía Duarte recibieron cocaína en esas pistas de aterrizaje y ayudaron a transportar la cocaína a través de Honduras a miembros del Cartel de Sinaloa.

La relación de Nájera con el Cartel de Sinaloa comenzó en una reunión en una de sus pistas de aterrizaje en 2008. Varios miembros de alto rango del Cartel de Sinaloa, incluido Jaime Gastelum Serrano, alias “Kio” y un testigo colaborador (“CW-1”), asistieron a la reunión. Jaime Gastelum y CW-1 estaban en Olancho representando a otro miembro de alto rango del Cartel de Sinaloa llamado César Gastelum Serrano. Cesar Gastelum denunció al exlíder del Cártel, Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias “El Chapo”, quien ahora cumple cadena perpetua luego de un juicio en el Distrito Este de Nueva York.

Cuando los hombres llegaron a Olancho, se encontraron con Nájera y Mejía Duarte en un rancho. Estuvieron presentes entre 15 y 20 trabajadores, varios de los cuales portaban pistolas y rifles largos. Luego Nájera llevó a algunos miembros del grupo a una pista de aterrizaje cercana que, según él le pertenecía ya que la había construido (la “pista de aterrizaje de Catacamas”). Nájera llevó a los hombres a la pista de aterrizaje en un camión que contenía un AK-47 en el asiento delantero cerca de él. Luego de inspeccionar la pista de aterrizaje, que estaba custodiada por hombres con pistolas y rifles, CW-1 le comunicó a Cesar Gastelum que Nájera estaba listo para recibir cocaína en la pista de Catacamas. Después de este viaje, alrededor de 2009, se envió por medio de la pista de aterrizaje de Catacamas un cargamento aéreo de aproximadamente 1.000 kilogramos de cocaína. 

Aproximadamente en 2009, Nájera y Mejía Duarte también comenzaron a participar en cargamentos de cocaína con miembros de la organización narcotraficante Cachiros. Los hermanos Maradiaga Rivera lideraron a los Cachiros y mantuvieron el control sobre el departamento de Colón y otras partes de Honduras, entre otras cosas, pagando sobornos al congresista Midence Oqueli, Martínez Turcios y el congresista Oscar Nájera. Martínez Turcios participó directamente en algunas de las actividades de narcotráfico de Cachiros ayudando en el transporte de cocaína a través de Honduras. Los Cachiros también sobornaron a muchos otros políticos a cambio de protección de la aplicación de la ley y extradición a los Estados Unidos.

El arreglo entre Nájera y los Cachiros generalmente funcionó de la siguiente manera: Nájera y su organización recibieron cargamentos de cocaína en Olancho y los transportaron a los Cachiros en el vecino departamento de Colón. Los Cachiros luego transportaron la droga hacia el oeste a través de Honduras hasta los Valle Valles y otros. Mejía Duarte luego entregó la cocaína al Cartel de Sinaloa, que transportaría las drogas a través de Guatemala, México y, finalmente, a los Estados Unidos. 

Nájera transportó drogas a Los Cachiros en Colón en aproximadamente 15 ocasiones, los envíos variaron en tamaño entre aproximadamente 350 y 1.500 kilogramos de cocaína, para esto  empleó equipos de seguridad fuertemente armados para transportar la cocaína a los Cachiros y en varias ocasiones transportó personalmente la cocaína. En una ocasión escoltó un camión con cocaína hasta Colón con cuatro vehículos de segurida, durante este envío, portaba una pistola y vestía un chaleco antibalas con la palabra “Policia” en el pecho, varios de sus trabajadores portaban rifles largos. En otra ocasión, la organización Cachiros asistió en la recepción de un avión cargado de cocaína en Olancho enviando a decenas de hombres armados, entre otras cosas, con ametralladoras y minas antipersonal para colocar alrededor de la pista de aterrizaje de Nájera para asegurar que narcotraficantes rivales y la aplicación de la ley no podía interferir con el envío.

2011 – 2015: Actividades de narcotráfico de Nájera con el Cartel de Sinaloa

En 2011, Nájera dejó de trabajar con Mejía Duarte ya que estaba molesto por el tamaño de su parte de las ganancias de su trabajo conjunto de tráfico de drogas. Para esta época, Nájera se reunió en varias ocasiones con miembros del Cartel de Sinaloa y se ofreció a trabajar con ellos directamente, sin la participación de Mejía Duarte. 

En particular, a mediados de 2011, Nájera se reunió con otro testigo colaborador («CW-2») y un narcotraficante llamado Guillermo Lozano frente a la casa de Lozano en San Pedro Sula, Honduras. ((a)). Durante la reunión, que ocurrió dentro del vehículo que conducía Nájera ese día manifestó, en sustancia y en parte, que (i) Estaba molesto con Mejía Duarte porque creía que no estaba recibiendo una porción suficientemente grande de la droga. – ingresos del tráfico; (ii) Quería trabajar directamente con el Cartel de Sinaloa; (iii) Que controlaba pistas de aterrizaje en Olancho en las que podía recibir aviones cargados de cocaína; y (iv) Que podría transportar la cocaína recibida en esas pistas de aterrizaje a miembros del Cartel ubicado en San Pedro Sula, Honduras. Nájera tenía dos M16 y un chaleco antibalas en la parte trasera del vehículo. 

A principios de 2012 Nájera viajó en helicóptero con CW-2 y el congresista hondureño Carmelo Vásquez, entre otros, para visitar un terreno en la frontera de Nicaragua y Honduras. Durante el viaje, el grupo discutió, entre otras cosas, la construcción de una pista de aterrizaje para recibir vuelos de drogas. Luego de esta reunión Nájera envió a uno de sus trabajadores y a un miembro del Cartel de Sinaloa a construir una pista de aterrizaje en ese lugar. La construcción requirió aproximadamente 75 hombres que ayudaron a limpiar y aplanar el terreno. 

Alrededor de abril de 2012, Nájera se reunió en uno de sus ranchos en Olancho con varios miembros de alto rango del Cartel de Sinaloa, incluidos César Gastelum, Jaime Gastelum, CW-1 y CW-2, entre otros. Durante la reunión Nájera acordó recibir aviones cargados de cocaína en sus pistas de aterrizaje en Olancho y ser el responsable de transportar la cocaína a miembros del Cartel de Sinaloa en San Pedro Sula. 1

Al mismo tiempo Nájera explicó que garantizaría el paso seguro de la cocaína porque tenía control sobre los oficiales militares y policiales que le brindaban información y protección. Los miembros del Cartel de Sinaloa acordaron pagar a Nájera aproximadamente el 10-14% de cada cargamento al precio por kilogramo de cocaína en Honduras, que en ese momento era de aproximadamente $ 13,500 el kilo. En otro de los documentos siempre en el caso de Fredy Nájera, la fiscalía afirma que Nájera sobornó y controló las fuerzas del orden para asegurar que la cocaína pudiera llegar a Honduras a través de rutas aéreas y marítimas sin ser interceptados.

Deja un comentario