¿Un político corrupto es peor que un narcotraficante?

Washington DC, 12 de Octubre de 2020

A pesar del esfuerzo de los sectores Yanistas por intentar engañar a la población, haciéndoles creer que los delitos cometidos por Rosenthal y su familia fueron menores y sin importancia, las palabras expresadas por el juez John G. Koeltl el pasado 26 de mayo de 2020 dicen todo lo contrario y resaltan la gravedad de los delitos que Yani cometió no solo en EEUU. si no también en Honduras, argumentando que Rosenthal tuvo el pleno conocimiento de las actividades de narcotrafico que realizaban sus socios comerciales.

Yani no actuó por ignorancia o por error, el y su familia sabían perfectamente que Devis Leonel Rivera Maradiaga dirigía unos de los cárteles de droga más sanguinarios de Honduras. Además, los Rosenthal ayudaron a los Cachiros a crecer y prosperar en sus actividades ilícitas, ayudándoles con préstamos aprobados desde Banco Continental e intercediendo por ellos ante empresas extranjeras con quienes los cachiros querían establecer relaciones comerciales.

Modus Operandi para el lavado de dinero en Honduras.

Yani Rosenthal y su familia, establecieron un sofisticado mecanismo de lavado de dinero en el que involucraron a Inversiones Continental, S.A de C.V., Banco Continental, S.A. y su empresa Empacadora Continental S.A. de C.V. 

Los cachiros recibieron préstamos millonarios de Banco Continental con cheques dirigidos a sus empresas, entre las que se encuentran Ganaderos Agricultores del Norte S de RL de C.V., Inversiones Turísticas Joya Grande S.A. de C.V. y Palma del Bajo Aguan S.A., estos préstamos posteriormente eran “invertidos” en las empresas de los Cachiros, quienes para pagar dichos préstamos establecieron relaciones comerciales con la empresa Empacadora Continental S.A. de C.V. también propiedad de los Rosenthal. En todas estas negociaciones Yani Rosenthal formaba parte de la estructura de las empresas de su padre y también se encargaba con su bufete de realizar los trámites legales de grupo Continental.

Los delitos por los que Yani Rosenthal recién cumplió una condena de 36 meses (3 años) de cárcel y pagó una multa de 2.5 millones de dólares fueron cometidos dentro de la jurisdicción de Estados Unidos (El Departamento de Justicia únicamente puede juzgar delitos que sean cometidos dentro de su país), en cambio los delitos de lavado de dinero cometidos en Honduras que Yani confesó, al aceptar que él y su familia continuaron realizando negocios con Los Cachiros a sabiendas de que estos eran narcotraficantes siguen impunes.

Traducción del documento

John G. Koeltl

En julio de 2017 Yani Rosenthal se declaró culpable de participar en transacciones monetarias con propiedad derivada de una actividad ilícita, en este caso especifico las actividades ilícitas eran tráfico de drogas.

El delito del acusado fue extremadamente grave, como señaló el Tribunal de Justicia en la sentencia. el demandado participó en una operación de lavado de dinero en un período de tiempo considerable (2008 a 2013)

El acusado hizo negocios con traficantes de narcóticos, comprando más de $6 millones de dólares de productos básicos a narcotraficantes con pleno conocimiento de que las ganancias eran fruto de las actividades de tráfico de estupefacientes, algunas de estos productos básicos fueron enviados a los Estados Unidos.

En la sentencia, la Corte determinó que las actividades eran una parte importante del tráfico de estupefacientes, incluso aunque el acusado no traficaba directamente con narcóticos.

Por último, el demandado sigue siendo un riesgo para la comunidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s