Defensa de Tony Hernández pronostica cadenas perpetuas y se adelantan pidiendo la pena mínima de 40 años.

Washington. DC, 10 de Febrero de 2020.

El pasado 9 de febrero los abogados de Juan Antonio Hernández enviaron una carta al juez Kevin Castel, solicitando la pena mínima de 40 años de prisión.

La petición se realiza días antes de que se lleve a cabo la audiencia en que se fijará la sentencia, la que está programada para que se desarrolle el 24 de febrero de 2020.

Según documentos obtenidos por Pro Honduras Network, los argumentos presentados por la defensa se basan en la “esperanza de vida” de Tony, asegurando que de recibir dicha condena estaría recluido hasta cumplir 81 años de edad, con una mínima posibilidad de salir de la cárcel y poder disfrutar los últimos años de su vida en libertad, aunque al mismo tiempo citan estudios que pronostican que por cada año que pase en la cárcel, su esperanza de vida se reduce dos años.

Además la defensa integrada por Michael Tein y Omar Malone afirma que en los próximos días presentarán notas de familiares y amigos de Tony en las que narran la “verdadera personalidad de su representado”, describiéndolo como un buen ciudadano y asegurando que no es el narcotraficante a gran escala que se describió durante el juicio.

Con la presentación de dicha petición, prácticamente se estaría descartando la posibilidad de que los abogados de Tony vayan a proceder a presentar el recurso de impugnación del juicio una vez que se dicte la sentencia.

A continuación la traducción de los documento obtenidos por Pro Honduras Network.

El Sr. Hernández presenta este memorándum en ayuda de su sentencia prevista para el 24 de febrero de 2020. Por las razones expuestas a continuación, se solicita respetuosamente que la Corte condene al Sr. Hernández a no más que la sentencia mínima obligatoria de cuarenta (40) años permitida por la ley.


LOS ANTECEDENTES

El Sr. Hernández entiende que el veredicto del jurado sustituye ley a la discreción de la Corte en lo que se refiere a la sentencia mínima obligatoria para el Cargo Uno a (10 años) y el Cargo Dos a (30 años).

Sin embargo, la Corte todavía tiene la autoridad y la discreción sin restricciones para condenarlo a la pena mínima de cuarenta años de prisión, o de manera efectiva a cadena perpetua teniendo en cuenta que el Sr. Hernández tiene 41 años y los estudios sugieren que su esperanza de vida disminuirá en dos años por cada año que cumpla en prisión.

Si bien los cargos en este caso son extremadamente graves, el castigo debe ser consistente con los hechos objetivos del caso y los factores exigidos . El Sr. Hernández no era un líder o supervisor en la conducta acusada. De hecho, como se demostró durante el curso del juicio, no había pruebas verificables y/o confiables (sólo el testimonio de acusados cooperantes motivados a decir lo que creyeran,ayudó al gobierno) que el Sr. Hernández estaba presente y participó activamente en llamadas telefónicas y/o reuniones durante las cuales se discutieron, planificaron e implementaron detalles integrales de la conducta ofensa.

El Sr. Hernández ha estado encarcelado en los Estados Unidos por más de un año y como resultado del veredicto del jurado se enfrenta a una sentencia mínima obligatoria de cuarenta largos años de encarcelamiento en un país lejos de su tierra natal, donde no puede esperar visitantes que proporcionen el amor y el apoyo necesario durante estos momentos difíciles.

Toda su familia está en Honduras,durante más de un año de encarcelamiento, el Sr. Hernández ha visto a muy pocos miembros de su familia y no ha sido visitado por sus cinco hijos jóvenes en edad escolar. Por lo tanto, este nivel de aislamiento social y cultural al que se enfrenta actualmente el Sr. Hernández continuará durante al menos los próximos cuarenta años. Se sostiene respetuosamente que cuando la Corte considere todos los hechos relevantes para la sentencia del Sr. Hernández.

Una cadena perpetua no se justifica para proteger al público de nuevos delitos del Sr. Hernández, que tendrá ochenta y un años de edad y será deportado inmediatamente si es sentenciado al mínimo obligatorio aplicable. Por lo tanto, la Corte debe constatar que una sentencia de cuarenta años de prisión es “suficiente pero no mayor de lo necesario” para cumplir con todos los objetivos de sentencia contemplados

El Sr. Hernández nació en el departamento hondureño de Lempira y es el menor de cuatro hijos nacidos de la unión legal de Juan Hernández Villanueva (fallecido) y María Elvira Alvarado Castillo (76 años). El Sr. Hernández creció y ha pasado toda su vida en Honduras. A pesar de la mala caracterización al Sr. Hernández como no más que un narcotraficante internacional, el Sr. Hernández ha servido a su país como miembro de las fuerzas armadas,a obtenido un título de abogado y a administrado el pequeño hotel de su familia, así como una granja que le regaló su difunto padre.
La infancia y los años formativos del Sr. Hernández después de cumplir doce años se pasaron en un internado militar y más tarde como teniente en el ejército. El Sr. Hernández aprendió el valor del trabajo duro de su familia y se involucró en una variedad de vocaciones legítimas, negocios y otros esfuerzos agrícolas.

Casi todas las cartas de apoyo (que se presentarán por separado) y/o conversación con familiares y amigos personales del Sr. Hernández lo describen como alguien que es “amable”, “suave”, “generoso” y “respetuoso”. Estas son personas que lo han conocido.

El apoyo abrumador que el Sr. Hernández tiene de familiares, amigos y simpatizantes en su país no puede ser subestimado. La historia y las características del Sr. Hernández reflejan a un hombre que no era un gran narcotraficante internacional. Por el contrario, el Sr. Hernández tenía una hipoteca de vivienda,facturas de automóviles, sobre giros en sus cuentas bancarias como el tipo de desafíos financieros que enfrentan las personas de clase trabajadora, no como los narcotraficantes a gran escala.

El Sr. Hernández trabajó en empleos legítimos y proporcionó apoyo financiero para su familia y sus hijos derivados de ellos. De hecho, hasta el momento de su arresto, los hijos del Sr. Hernández y los más cercanos a él dependían de él para obtener apoyo financiero y ahora su ausencia lógicamente ha hecho la vida más difícil para todos ellos.

Información de Pro Honduras Network.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s